miércoles, 9 de enero de 2013

Casa Braniff–Ricard en Paseo de la Reforma




En el número 27 del Paseo de la Reforma, sobre un terreno de poco más de 4,300 m² y 50 metros de frente a lo que había sido el Paseo de la Emperatriz, se edificó en 1888 la casa del empresario Thomas Braniff Woods y su esposa, doña Lorenza Ricard Werdalle…

Arriba, una toma de la “Compañía Mexicana de Fotografía”, fechada en 1911; abajo, una imagen del Paseo de la Reforma en 1897, donde a la derecha aparece el inconfundible contorno de la Casa Braniff.



Don Thomas Braniff Woods (1830-1905, hijo de Thomas Braniff S. y Anna Woods) fue un importante personaje en la historia de México, aunque su aportación ha sido casi olvidada…



Nos dice Eulalia Ribera Carbó que “el conocido empresario Thomas Braniff, hijo de inmigrantes irlandeses nacido en Staten Island -Nueva York- había llegado a México en 1863 contratado para trabajar en la construcción del Ferrocarril Mexicano.
Braniff era empleado de la Smith Knight & Company, cuando ésta firmó un convenio con la empresa creada por Antonio y Manuel Escandón para continuar los trabajos de la instalación de las vías mexicanas en tiempo del Segundo Imperio. Thomas Braniff aprovechó su puesto para introducir y vender mercancía extranjera de lujo y después, una vez derrotado el régimen monárquico de Maximiliano de Habsburgo y restaurada la república en 1868, supo amoldarse como accionista y más tarde como director en la empresa que finalizó las obras del Ferrocarril Mexicano.”



Le tocó vivir el Imperio de Maximiliano y como ingeniero superintendente de la construcción del ferrocarril, participar como asesor de Luis Bolland Kuhmackl en el trazo y nivelación del Paseo de la Emperatriz (hoy Paseo de la Reforma); Thomas Braniff mostró simpatía por la monarquía y se dice que cuando en 1866 el Segundo Imperio entró en crisis, en secreto escoltó a la emperatriz Carlota de Córdoba a Veracruz (donde entonces se concluía la obra del Ferrocarril).



Desde el puesto de director de Ferrocarriles que recibió en 1874 y conservó hasta poco antes de su muerte, edificó muchas de las estaciones ferroviarias que dieron importancia al sistema –como ejemplo, aparece arriba la estación de Mérida, proyecto de Hall- además de que supo entablar provechosas relaciones con importantes protagonistas del poder, facilitándose su actividad económica y su ascenso social con una participación política de apoyo al naciente régimen de Porfirio Díaz.

Y sigue Eulalia Ribera Carbó: “Thomas Braniff tocó muchas teclas de la economía mexicana. La mayor parte de sus capitales los invirtió en la industria participando con acciones y construyendo o comprando fábricas por todo el país; pero también colocó fortuna en los bienes raíces, en la banca, en préstamos a empresas y personas, y en menor cantidad en el comercio, en los ferrocarriles, en la minería y el campo. En 1881,… Braniff construyó en Orizaba la fábrica textil de San Lorenzo y, ocho años después, fue el primer accionista en la formación, junto con los empresarios barcelonetas, de la Compañía Industrial de Orizaba, S.A. (CIDOSA).”
“Fue durante el régimen de Porfirio Díaz que Thomas Braniff formó y consolidó su gran fortuna y con el tiempo, se convirtió en uno de los empresarios más importantes del país; y al igual que él, sus descendientes sostuvieron el régimen, junto con otras familias de la burguesía porfirista.”



Lorenza Ricard Werdalle (1845 Biarritz, Pyrénées-Atlantiques, Francia -1934 Buenos Aires, Argentina), resultó instrumental en la relación de su esposo con la comunidad Barceloneta (con la que la familia Braniff tendría acercamiento durante el porfiriato); arriba, Lorenza Ricard de Braniff en 1868.

Del matrimonio, nacieron siete hijos: Jorge T. Braniff Ricard (1868-1954), Oscar J. Braniff Ricard (ca 1876-197), Tomás Braniff Ricard (1878-1942), Arturo Braniff Ricard (1880-1970), Lorenza Braniff Ricard (1882-1975, marquesa de Mohernando al casar con Luis Bermejillo y Martínez-Negrete), Alberto Braniff Ricard (1884-1966, reconocido aviador) y Rafael Braniff Ricard. Abajo, la marquesa de Mohernando Lorenza Braniff de Bermejillo y Martínez-Negrete en una pintura de Flardegrand…



Del interesantísimo libro de Percy F. Martin “Mexico of the Twentieth Century” publicado en NYC en 1908, reproduzco la página 73, que ilustra claramente a Mr. Thomas así como la fotografía que ahí aparece…







Desde 1866, el señor Braniff había recibido como Reconocimiento Imperial un “dominio llano de 500 varas” en el Paseo de la Emperatriz que para 1876 se consolidó con varias propiedades que el matrimonio adquirió sobre el Paseo Degollado, y que para 1880 ya se llamaba Paseo de la Reforma. En 1886, don Thomas encargó al arquitecto inglés Charles James Scultorp Hall –miembro del Royal Institute of British Architects y que ganaría fama como autor del edificio para el Ayuntamiento de Puebla en 1897 y las estaciones ferroviarias de San Luis Potosí, Aguascalientes, Mérida y Monterrey— un proyecto de exhibición para su residencia en el recién remodelado Paseo de la Reforma, donde para 1888 se inició la construcción sobre un terreno que llegó a alcanzar los 4,300m² con la fusión de dos predios con frente a la calle del Ejido (o Patoni, hoy Avenida de la República). Abajo, en un fragmento del “Plano de la Ciudad de México” para 1892, levantado por Manuel María Contreras, Presidente del Ayuntamiento de la ciudad, aparecen marcados los terrenos de la casa Braniff.





El proyecto, que Israel Katzman cataloga como “Eclecticismo Afrancesado” y que guarda relación con la arquitectura que producían Cudell & Blumenthal en Chicago o Richard Morris Hunt en Nueva York, marcaría un parteaguas en la arquitectura de la Ciudad de México, que con sus altas mansardas rematadas al estilo inglés, provocaría la adhesión estilística de profesionales como Antonio Rivas Mercado, Eleuterio Méndez, Emilio Dondé, Manuel Gorozpe, Hugo Dorner y Mauricio M. Campos.

Arriba, una fotografía de la residencia Mc.Cormick en Chicago, diseñada por Cudell & Blumenthal en 1876; abajo, la casa de doña Lorenza Ricard viuda de Braniff en una fotografía de Guillermo Kahlo tomada en 1910, justo frente a la escultura dedicada a Manuel Cepeda, colocada para embellecer el paseo por el estado de Yucatán en 1890.


La obra de Epitacio Calvo, moldeada en los talleres de la Fundición Artística Mexicana, está dedicada a Manuel Cepeda Peraza defensor de la república en época de Benito Juárez. Liberó la Ciudad de Mérida el 15 de junio de 1867 y fue declarado Benemérito del Estado de Yucatán.

Dice la placa: "Militar valiente y distinguido. Luchó por la causa liberal. Gobernó su estado con talento y patriotismo".
En la imagen de arriba, la escultura de Cepeda frente a la casa Braniff, de la que se distingue el porche y la casa de servicio. Abajo, la casa Braniff en 1889.



En su libro de 1997 “El Paseo de la Reforma –Crónica de una época (1864-1949)–”, Ignacio Ulloa Del Río elaboró una magnífica tira que ilustra el entorno urbano del Paseo; como parte de esos dibujos mostraba la “Residencia de la familia Braniff en 1888, Paseo de la Reforma 27 y 29” que ayuda a entender las características compositivas del proyecto del arquitecto Carlos Hall.




La imponente construcción de 34 habitaciones y grandes jardines circundantes fue, junto con el palacio del señor Feliciano Cobián (en el Paseo de Bucareli), ejemplo de la urbanización que se esperaba para el nuevo siglo, en una ciudad que debía abrazar el modelo de “Ciudad Jardín”…
Abajo, en una fotografía de Kahlo, la sección del jardín y colindancia oriente de la casa; el balcón cobijaba un portico de carruajes que podían acceder desde una de las dos entradas sobre el Paseo de la Reforma.



Al interior, la residencia presentaba amueblados de notable eclecticismo, muy a tono con la moda imperante; luego de la muerte de don Thomas en 1905, la casa sirvió durante los festejos del Centenario en septiembre de 1910, como residencia a la legación japonesa que encabezaba el Barón Yasuda Uchida con la representación de Su majestad el Emperador del Japón...

Gracias al libro “Crónica Oficial de las fiestas del Primer Centenario de la Independencia de México”, publicado en 1911 por la Secretaría de Gobernación y bajo la dirección de Genaro García, podemos tener una idea clara de la apariencia de algunas de las habitaciones de la casa, en magníficas fotografías tomadas por Guillermo Kalho; abajo, las páginas 8 y 9 del libro.





Dos fotografías del gran salón, que hacía las veces de salón de baile, articulaba el eje central y más largo de la casa; la imagen de arriba que pertenece al SINAFO, permite ver los notables jarrones de la manufactura de Sèvres, además de espejos, sillones, brocados y lámparas que adornaban el espacio y la fotografía de abajo da una idea de la amplitud de la habitación, que a manera de “enfilade” ligaba las distintas habitaciones para hacer el recorrido aún más memorable. (Nótense los tapices…)





Arriba, el “salón de damas”, amueblado a la manera “bourgeoise”, con bucólicas escenas que recuerdan y enaltecen la vida en el campo; abajo el “comedor íntimo” (McC) con la mesa reducida para recibir a solo cuatro comensales.



Durante el proceso revolucionario, en la casa “se albergó” don Eulalio Gutiérrez y parece ser que ahí, entre amenazas y gritos, se dio la escisión entre Villa y Zapata. Don Vito Alessio Robles nos dice que hizo “… una visita al presidente, que caminaba con extrema precaución en esos pisos de parquet recién lustrados, y sobre los tapetes orientales de los lujosos salones cuyos muros estaban cubiertos de pinturas… Al saludarlo me dijo: ¡Cuidate! No te vayas a resbalar en éstos tales por cuales pisos. Yo tengo que andar como si anduviera caminando sobre huevos.”


Arriba, una fotografía del pasillo que conectaba las diversas habitaciones de la planta baja con el espacio de la escalera, sitio donde destacan los lampadarios de cariátide. Abajo, puede verse la Casa Braniff en 1912 cuando los terrenos laterales ya habían sido edificados y donde aparece a la izquierda la casa del señor Ignacio Calo (Reforma 35 y 33) así como a la derecha el edificio de departamentos propiedad de la familia Acevedo (Reforma 21 y 23); al extremo derecho, se puede ver parcialmente la casa de don José Solórzano.



Abajo, en una fotografía de la Compañía Mexicana de Aerofoto, fechada en 1926, puede verse en primer plano la Plaza de la República con la estructura del Palacio Legislativo que se transformaría en monumento a la Revolución y arriba a la derecha el Paseo de la Reforma; en el óvalo rojo se marca la casa Braniff-Ricard y la amplia arboleda de su jardín.



Luego de la Decena Trágica, don Venustiano Carranza entra en conflicto con las fuerzas de Villa y Zapata; el 5 de septiembre rompe con Zapata, que tres días después en el Cuartel General de Cuernavaca, promulga un decreto para ejecutar el artículo 8 del Plan de Ayala, donde se disponía que aquellos individuos que se opusieran a la Revolución de Ayala, sufrirían la incautación de sus bienes, ya fueran rurales o urbanos (Era la primera vez que se contemplaba la expropiación de predios urbanos). Los jefes carrancistas hicieron lo propio y confiscaron propiedades urbanas y en la Ciudad de México se alojaron en las mansiones de distinguidas familias del porfiriato. Nada menos que don Álvaro Obregón hizo suya la mansión de Alberto Braniff en el paseo de la Reforma…



Para 1927 la casa regresó a la administración de los apoderados de la familia, aunque habiendo sufrido algunos daños; en 1932 el terreno se vendió y la casa fue demolida; en la imagen de abajo, puede verse la casa durante el proceso de demolición, cuando ya se habían retirado las tejas de las mansardas y de procedía a la destrucción del inmueble. Más abajo, en una fotografía de Manuel Ramos fechada el 18 de noviembre de 1938, aparece casi terminado el edificio de uso mixto que se edificó en el terreno.





Abajo, en una imagen de Google-maps de 2011, puede verse el Paseo de la reforma en el tramo que va desde Avenida Juárez y de la república (arriba derecha), hasta la glorieta a Colón al cruce con Atenas e Ignacio Ramíres (abajo izquierda); arriba a la izquierda aparece el Monumento a la Revolución y al centro, la manzana triangular limitada por Reforma (antes paseo de la Emperatriz), Av. De la República (antes Patoni) y José María Lafragua (antes Camino de la Penitenciaría); marcado en un óvalo verde la fracción sur del terreno en que estuvo la casa Braniff-Ricard y que ahora ocupa el edificio “Reforma 27” diseñado por Alberto Kalach y edificado por ICA, al cuidado de Benito Ruíz de Velazco.



Abajo, perspectiva del Paseo de la Reforma y el edificio de departamentos “Reforma 27”, edificado en el terreno donde se edificó en 1888 la casa Braniff-Ricard, con proyecto del arquitecto Charles James Scultorp Hall.



En el Panteón Francés de la Piedad, se conserva -deteriorado- el espectacular monumento funerario que la Familia Braniff erigiera -con peculiar influencia neoclásica- bajo la designación de Thomas Braniff Woods.



Este Blog se ha hecho gracias al apoyo incondicional de Julieta Fierro; está dedicado a las “Grandes casas de México” y pretende rescatar fotografías e historia de algunas de las residencias que al paso del tiempo casi se han olvidado y de las que existe poca información publicada. El objeto es la divulgación, por lo que se han omitido citas y notas; si alguien desea mayor información, haga favor de contactarme e indicar el dato que requiere. Si utilizan las imágenes, favor de indicar la fuente –aunque advierto que pueden tener registro de autor–. Conforme haya más entradas (ya hay más de 50), aparecerán en el índice a la derecha de ésta página…




También se puede encontrar un índice general en: http://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2016/02/indice-de-grandes-casas-de-mexico.html











19 comentarios:

  1. Felicidades por este gran trabajo que sólo puede inspirarse en el amor a la historia y a la ciudad. Larga vida a este blog!!!

    ResponderEliminar
  2. dios mio!!! como pudieron demoler esa casa tan hermosa!!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por esta clase de historia que fue tan amena, saludos desde Monroe Louisana

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por el esfuerzo de recabar esta interesante e importante informacion :)

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Salvador entre esa fecha y 2011, existió un hermoso edificio de departamentos estilo Art Deco, propiedad de La Nacional, compañia de seguros. Que fué demolido en 1990. Yo viví ahi por 25 años!

      Eliminar
  6. que pena que en México no exista la cultura por conservar las grandes casa como en Polanco, San Rafael, Juárez, Roma, Cuauhtémoc, Santa María la Ribera se han tumbado muchas casonas

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante, que trusteza que la hayan demolido...es borrar la historia visual. Conozco a Braniff de Chile por lo que busque esta historia

    ResponderEliminar
  8. QUE LÁSTIMA QUE HAYAN DEMOLIDO ETA CASONA QUE ERA UNA VERDADERA OBRA DE ARTE. ¿DE QUIÉN FUE LA CASONA QUE ESTÁ EN LA COLONIA JUÁREZ ENTRE HAMBURGO E INSURGUENTES? SU TERRENO FORMA UN TRIÁNGULO, TAMBIÉN ESA CASONA ES BELLÍSIMA Y CREO QUE PIENSAN DERRUMBARLA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teresa,
      La casa que se conserva en la manzana limitada por Insurgentes, Niza y Londres, perteneció a la familia Diener (propietarios entonces de la joyería "La Perla". La casa es parte del catálogo de inmuebles protegidos por el INBA.
      ¡Saludos!
      RF

      Eliminar
  9. No puedo creer que la hayan derrumbado ! que salvajes !
    Importancia historica, cultural, arquitectonica, belleza, elegancia ... y les importó un pepino.

    ResponderEliminar
  10. Gracias a tu blog pude ver como era la casa Braniff que fue ocupada por los revolucionarios cada vez que un jefe se apoderaba de la capital.
    Ahí vivió mientras fue presidente de la república el convencionista Eulalio Gutiérrez. Desde que supe eso me nació la duda por saber que tan lujosa era, (como para querer ser ocupada por los principales jefes revolucionarios, ya sabes, tan humildes ellos) y además conocer la historia de los Braniff.
    ¡Gracias por tan buen trabajo!

    ResponderEliminar
  11. Muy buen trabajo de investigación. Ojala y se continúen haciendo y no perder la historia de estas edificaciones que en algún tiempo formaron parte del acervo arquitectónico de nuestra ciudad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor Rafael fierro hay una tumba en el panteon Frances de branif Es muy hermosa pero esta en abandono total es de esta familia?

      Eliminar
    2. ¡Hola Raymundo!
      Thomas Braniff murió el 22 de enero de 1905 y al día siguiente se celebró un fastuoso funeral.
      En “La burguesía mexicana: el emporio Braniff y su participación política, 1865-1920”, Carmen Collado nos dice que “…al año siguiente de su muerte (los hijos), celebraron un contrato notarial con el arquitecto Augusto C. Volpi que se comprometía a construir en el Panteón Francés (de La Piedad) un hermoso monumento sobre la tumba de Thomas… Se construyó con mármol y quedó compuesto por una cúpula sostenida por cuatro muros que en cada esquina albergan cuatro finas estatuas de mármol de carrara, el todo con una reja franqueada por euna puerta de hierro bañada en cobre…”
      ¡Saludos!
      RF

      Eliminar